In Blog

Uno de los símbolos históricos de la provincia de Málaga, y de toda la costa mediterránea, es la Diosa Noctiluca. Esta deidad de origen fenicio tiene raíces profundas en muchas de las creencias y tradiciones que llegan hasta nuestros días. Y, particularmente, en Rincón de la Victoria su figura es más que destacada. Y vamos a explicaros en el siguiente artículo el porqué, yendo desde sus orígenes hasta la actualidad.

El origen de la Diosa Noctiluca

Antes de ahondar en el origen de la deidad conviene aclarar que Noctiluca es la denominación usada por los romanos, que a su vez hace referencia a la Malac que fue importada a las costas mediterráneas por parte de los comerciantes fenicios. Y que entre otras curiosidades da nombre a la actual Málaga, en su origen Malaka. Y es que, como veremos, es un hecho que desde su partida en Biblos (actual Líbano), y a medida que la influencia de fenicia se expande por todo el Mediterráneo, la deidad de origen se va enriqueciendo, incorporando detalles a su paso en asimilación de otras culturas preexistentes.

De hecho este proceso ya surgiría antes. Se considera que Noctiluca tiene su primer origen en Mesopotamia, en la diosa Astarté o Ashtart. Posteriormente, la deidad mesopotámica sería asimilada por asirios, babilonios, acadios y sumerios en nombre de diferentes divinidades como Ishtsar, Inanna y Astarot. Otra influencia será la presencia de la Antigua Grecia en Oriente Próximo (siglos IV – I a.C), que también imbuiría referencias a Afrodita y en parte con Deméter. Y de ahí a la diosa Tanit, de origen bereber. Incluso a su llegada a las costas íberas iba a fusionar con una deidad femenina denominada la Innombrable.

En cualquier caso, todas estas deidades estarían vinculadas al lucera del alba, el planeta Venus y van a representar elementos comunes como la naturaleza, la fertilidad y la vida, además de los placeres carnales y amorosos. Originariamente se ha podido representar desnuda o apenas con una cadera al cinturón y de pie sobre un león.

El nacimiento de Venus - Botticelli

La llegada de Noctiluca al Mediterráneo ibérico

Yendo concretamente a Noctiluca, se le considera el culto a la Madre Tierra y diosa de la fertilidad, de la vida y del amor. Sus templos eran las cavernas ubicadas en las colinas, montículos y montañas, mientras que su imagen en los cielos era la luna en sus distintas fases y en la tierra su imagen era una piedra basta (betilo). Su figura en la costa mediterránea de la Península Ibérica se remonta al menos al siglo VIII a.C., traída por culturas de origen oriental gracias a las rutas que los fenicios implantaron hasta la actual Cádiz.

Su adopción en la costa andaluza sería importante, teniendo referencias en muchos enclaves de tanta importancia como Gades (Isla de San Sebastían) o Malaka, así como Sanlúcar de Barrameda, Almería (Batheia o Baria, Villaricos) y… La Cala del Moral.

Noctiluca en Rincón de la Victoria

La penetración de la figura de Noctiluca (o Malac) en el municipio de Rincón de la Victoria encuentra ejemplos en vestigios históricos como la crónica de Festo Avieno, así como las actuales Cueva del Tesoro o incluso el Día de la Virgen del Carmen.

Una isla ofrenda en La Cala del Moral

Una de las grandes referencias en Rincón que podemos encontrar de la Diosa Noctiluca nos va a llevar hasta La Cala del Moral. Y es que en tiempos remotos existía una isla en mitad de esta ensenada que había sido empleada con carácter sagrado dedicada a Noctiluca. Así lo referencia el poeta latino Festo Avieno (siglo IV) en su obra Ora Marítima: «Allí, frente a la ciudad, hay una isla de dominio de los tartessos, consagrada desde antiguo a Noctiluca…».

Este lugar de culto tenía como objetivo la entrega de ofrendas y sacrificios para solicitar ayuda a problemas mundanos como la sequía o la pesca por parte de los pueblos influyentes de la zona, tartesios y turdetanos. Actualmente, esta isla ya está plenamente conectada a tierra firma, debido a los cambios en la orografía producidos por el arrastre del río Totalán, y se ha perdido cualquier tipo de rastro arqueológico.

Recreación de Sala Noctiluca - Cueva del Tesoro

El altar de la Cueva del Higuerón

Encontramos la siguiente de las referencias a Noctiluca en la Cueva del Higuerón, una de las cavidades que componen la popular Cueva del Tesoro. En esta impresionante sala, llamada a su vez Noctiluca, encontramos un “betilo” o formación rocosa que representa un perfil tosco femenino con una especie de tocado atravesado por una oquedad redonda, que simbolizaría a la divinidad a través de la Luna.

Al pie de esta formación encontramos otra menor con forma de media luna. El complejo se compone además de una serie de pilas en forma descendente que hace caer el agua de lluvias desde la pila superior hasta la inferior. En estas pilas se encontraron restos de cenizas pertenecientes a sacrificios animales del Neolítico, lo que atestigua su uso ritual previo a establecerse como santuario de esta antiquísima divinidad.

De Noctiluca a la Virgen del Carmen

Como anecdota, todo esto que hemos contado se hila con la tradición marítima de la festividad de la Virgen del Carmen, una de las fiestas más representativas del municipio. Y es que la diosa Noctiluca también era llevada en procesión y sumergida en las aguas del mar para que proporcionara buena pesca a los pescadores, lo cual es una de las referencias más antiguas que podemos encontrar de esta tradición que llega hasta nuestros días.

En el paseo marítimo Virgen del Carmen encontramos una representación de Malac o Noctiluca a la altura del Ayuntamiento, realizada por el escultor Jaime Fernández Pimentel.

Sala Noctiluca - Cueva del Tesoro

Día de la Virgen del Carmen - Rincón de la Victoria

Recent Posts