Ya sea con la mirada puesta en la costa malagueña o con los ojos fijos en la orilla mediterránea de la Axarquía, ya sea con el sol saliendo por el horizonte o dejando sus últimos rayos por poniente, gozar de las vistas desde los acantilados de Rincón de la Victoria es una de las experiencias que todo vecino, visitante o turista debe disfrutar.

Esta belleza natural que une las localidades de Rincón de la Victoria con La Cala del Moral, nos permite descubrir rincones inimaginables, así como inmortalizar recuerdos que quedarán por siempre en nuestra retina.

El recorrido que se nos plantea en los miradores naturales de estos acantilados nos permite recorrer parte de estos por encima del mar o cruzarlos por los túneles que también mantienen el encanto de lo añejo.

Sin duda, es una de las experiencias únicas que ofrece este municipio malagueño y de la que disfrutar en cualquier mes del año.